L’honorabilitat presidencial

Léalo en español Ningú estudia per ser president de la Generalitat. No cal, com ha quedat demostrat. També ha quedat demostrat que es pot arribar molt amunt i fer molts diners sense tenir estudis. La política gestiona una part del poder i, per tant, com que els poderosos es protegeixen entre ells, hi ha polítics que s’aficionen al Monopoly i els cal fer de tot no pas per sobreviure, que és el que han de fer la majoria dels mortals, sinó per no perdre el privilegi. L’altre dia José Montilla, a qui sempre vaig anomenar president, però que ara em … Continua la lectura de L’honorabilitat presidencial

El felipismo inmovilista

La política española y la catalana andan un poco revueltas. O mucho, según se mire. Lo de la abdicación del rey y la precipitada coronación de Felipe VI denota que algo no iba bien en las altas esferas del Estado. Cambiar de rey casi de la noche a la mañana cuando no es precisamente ésta la tradición de la monarquía española es un síntoma indiscutible de que el régimen de la transición, el continuismo juancarlista, ha llegado a su fin. Al antiguo rey, ahora que ya no es inviolable, las demandas se le acumulan: de paternidad, por enriquecimiento ilícito y por su evidente complicidad con el … Continua la lectura de El felipismo inmovilista

La borrasca europea y el populismo

La digestión de los resultados electorales europeos del pasado 25 de mayo no va a ser fácil. No lo va a ser en cada Estado miembro ni lo será tampoco en el conjunto de la UE. El crecimiento de los extremos, como ya predije en mi artículo anterior, es un síntoma de que algo va mal. La economía, para empezar. Los efectos sociales de esta última crisis económica y, especialmente, la brusca reducción del Estado del Bienestar, alimentan el descontento y dan alas a las opciones radicales que denuncian, con razón, la connivencia entre los políticos del status quo y los poderes económicos que sólo actúan en beneficio propio. El crecimiento de Podemos, partido al … Continua la lectura de La borrasca europea y el populismo