Home
© Massimiliano Minocri

© Massimiliano Minocri

Agustí Colomines (Barcelona, 1957) acaba de dejar la dirección de CatDem, la fundación vinculada a Convergència que Artur Mas utilizó para ampliar el espectro ideológico del partido. Aunque es crítico con la deriva del pacto entre CiU y ERC, Colomines asegura que hace casi un año que ya había decidido dejar el cargo.

Pregunta. ¿Cuando Artur Mas le encargó edificar la Casa gran del catalanisme esperaba que en tan pocos años CDC se inclinara hacia el soberanismo?

Respuesta. No; todo fue muy rápido. CDC ha evolucionado por el cambio generacional, con gente que procede de las JNC que ya eran abiertamente soberanistas. En el caso de Artur Mas, la clave fue el fracaso del Estatuto, ya que el engaño fue monumental.

P. ¿Tiene marcha atrás el proceso soberanista?

R. No. Lo tendría sustituyendo a los actuales dirigentes de CiU. Pero no veo quién podría emerger. Incluso la esperanza blanca, que era Recoder, está más muerta que viva. Y la opción Fernández Teixidó tiene plomo en las alas. O Josep Rull, que podría ser alternativa y viene del entorno de Recoder, no es precisamente un soberanista light. No hay marcha atrás; otra cosa es que el proceso tenga éxito. Eso sí, si CDC sigue la vía que le está imponiendo ERC iremos al fracaso total.

P. ¿Fijar una fecha por la consulta es un suicidio político?

R. Sí. No había necesidad alguna de hacerlo, pero ya no hay más remedio que convocarla lo antes posible y con la mayor unidad. Necesitamos un gobierno de unidad que tenga como objetivo la consulta y solucionar los problemas del día a día.

P. ¿Con el PSC dentro?

R. Sí, claro: con todos los que están a favor de la consulta. En Italia se han puesto de acuerdo personajes irreconciliables porque tienen como objetivo hacer frente a Bruselas y a Merkel. Nosotros, en cambio, no somos capaces ni de imaginarlo. Cataluña necesita menos cumbres y más gobierno.

P. ¿Mas ha perdido el puesto de mando en favor de ERC?

R. Yo lo creo. En CDC hay o había miedo a que ERC tumbe el Gobierno. Sin embargo, deberían tener presente que Esquerra no tiene alternativa a apoyar este gobierno, por lo que es CiU quien debe imponer su ritmo. Es un error darle tanto protagonismo a Junqueras. CiU es un partido soberanista moderado, que se diferencia del otro [ERC]precisamente por su moderación. Por lo tanto, no puede abrazar la idea radical del otro.

P. ¿La consulta realmente puede hacerse?

R. Se debe intentar por todos los medios legales, para demostrar que si no se hace es porque el Estado no quiere. Incluso estaría a favor de celebrar la consulta en toda España, porque al fin y al cabo el único resultado que contará es el que salga en Cataluña. Si no, la única salida es convocar elecciones.

P. ¿Con una sola lista soberanista?

R. ¡No! De ninguna manera. Que cada uno vaya como crea. Probablemente porque la estrategia de CDC y de Unió no coincidirá. Pero seguramente tampoco todo el mundo en el PSC aceptará un programa españolista.

P. Algunos en CiU creen que el gran paso adelante será cuando haya elecciones generales y el panorama político quede absolutamente fragmentado.

R. Es probable. La debilidad del Gobierno español podría permitir el peix al cove —pájaro en mano— en versión soberanista.

P. ¿Permitir una consulta a cambio de estabilidad?

R. Exacto. Lo he defendido desde el primer día. CiU debe pactar con los sectores civilizados españoles contra la caverna. Porque ellos también sufrirán. Sería una ayuda mutua.

P. ¿CiU pagó en las elecciones quemar demasiado rápido la etapa del pacto fiscal?

R. El resultado electoral se debió a tres razones. Uno: el aumento de la participación. Dos: los partidos soberanistas son vasos comunicantes. Y tres: a CiU le faltaba estrategia política. Desdeñó que cuando las encuestas reflejan un 30% de indecisos debes vigilar mucho. Me desconcierta que hubiera tantos errores de cálculo. Lo que a mí me gustó del pacto fiscal fue que hicimos lo que la FAES hace tan bien: crear marcos. Convencimos a la gran mayoría de que el pacto fiscal era necesario para acabar con el espolio, el desequilibrio o el robo, como quieras llamarlo. Todo el mundo asumió que esto era necesario.

P. Pero Mas lo desechó en 24 horas.

R. Porque el otro \[Rajoy\] se equivocó y no quiso negociar. También se equivocaron los empresarios al no apoyar ese plan.

P. ¿Rajoy no acabará ofreciendo un pacto sobre financiación, lengua e infraestructuras? Pondría a CiU ante un gran dilema.

R. Yo lo aceptaría sin rebajar la necesidad del derecho a decidir. El pacto es posible según como se presente. Si lo escenifican como un pacto de soberanía sería posible… podrían vestirlo como un acuerdo para cargarse el estado de las autonomías y acabar con 17 parlamentos que no sirven para nada; y para construir un estado con cuatro autonomías. Y digo cuatro porque introduzco Andalucía. Y que además estas cuatro deberían ser desiguales. Esto ya sería otra cosa. ERC nunca lo aceptaría, pero CiU, como partido moderado, sí podría. Por eso digo que CiU ha perdido fuelle, porque ha comprado el discurso de ERC.

P. Incluso copia argumentos de ERC como contraponer gasto social y gasto en defensa.

R. Sí, esto es un secuestro mental total. Pero esta enfermedad CiU la tiene de forma recurrente. A veces algunos militantes no saben si son de derechas o de izquierdas, socialdemócratas o liberales… y se sorprenden de que abucheen a Mas en el Club de Tenis Barcelona… ¡Si es lo normal!

P. ¿Mas puede quedarse sin Presupuestos sin que ello le pase factura?

R. Diría que no. Si teníamos que hacer un presupuesto rupturista, incumpliendo el déficit, teníamos que haberlo hecho. Hay que dar la sensación de que haces alguna cosa, de que no eres un simple gerente.

P. ¿El error del pacto CiU-ERC fue no atar bien las cuentas?

R. Si, se ha visto que Esquerra no está por la labor. ERC debería ser el aliado leal del Gobierno, no el Gobierno el aliado leal de ERC.

P. ¿Qué tiene que hacer Mas para retomar la iniciativa?

R. Mas tiene que salir a la calle y convencer a los catalanes uno a uno. Debe asumir un rol de liderazgo con una agenda de recuperación económica y una reforma administrativa de calado. Si tenemos que cargarnos los consejos comarcales nos los cargamos. Hay que ir a la universidad de Cataluña única. Debe abordar una agenda reformista interna paralela al proceso soberanista.

Entrevista de Miquel Noguer per a El País. Fotografia  de Massimiliano Minocri

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s